100 feet: Arresto domiciliario (2008)


La historia nos cuenta como Marnie Watson condenada por el asesinato de su marido (agente de policía) es liberada de la cárcel con la condición de que lleve una tobillera electrónica y permanezca bajo el régimen de arresto domiciliario durante el resto de su sentencia. No se podrá alejar de la casa más de 100 pies a la redonda. El problema le surge cuando el ex-compañero de su marido hace guardia en su puerta para hacer que inflinja su condición de libertad y así volver a la cárcel, pero ahí no termina la cosa, cuando el propio marido es el que aparece en la casa convertido en fantasma con sed de venganza.




logocn.biz