Difícil de matar (1990)


Tras descubrir una trama de corrupción, al honesto policía Steven Seagal le matan a la familia y lo dejan en coma. Al cabo de siete años despierta.... y no hay como desentumecer los músculos dando golpes de kárate a diestro y siniestro en pos de venganza. Y si, además, tantos años en coma cuentan como de luto, pues a nadie le parece mal que se lie con la guapa enfermera a las primeras de cambio (Steven.... ¡Que para ti te mataron a la mujer ayer!¿Qué haces ya con otra, golfo?). Pese a todo, esta tópica cinta de acción cosechó un gran éxito de público y consolidó al hierático Seagal como uno de los actores del género más taquilleros de los años ochenta.




logocn.biz